Imagen en primer plano desde arriba que muestra un escritorio con notas adhesivas, rotuladores edding y un teclado

Superar los retos que plantea tener el despacho en casa

El teletrabajo cambia la forma en la que trabajamos y nos coordinamos con nuestros compañeros y compañeras. Para superar estos retos sin dificultad, hemos reunido una serie de consejos y trucos útiles sobre distintos aspectos: desde mantener la concentración hasta planificar los descansos de la jornada.

Consejos para sobrevivir trabajando desde casa si acabas de empezar

¿Te ha tocado trabajar a distancia de repente? ¡Bienvenido a tu nuevo despacho en casa! En este momento tu hogar no solo es tu castillo, sino que se ha convertido también en tu despacho, bar y cafetería preferida; quizás hasta estés compartiendo el espacio con compañeros de todas las edades.

Para afrontar estos desafíos e incorporarte al teletrabajo con éxito, te proporcionamos seis consejos fáciles de aplicar de personas con mucha experiencia en trabajar desde casa:

Levántate a la hora de siempre y mantén tus rutinas de mañana para empezar bien el día: dúchate, vístete, desayuna y, luego, enciende el ordenador.

Sí, está claro que trabajar desde la cama es una tentación y puede que nadie se dé cuenta. Pero te llevará a adquirir malas posturas y afectará a tu productividad. Además, te sentirás mejor en un espacio de trabajo real y tu espalda te lo agradecerá.

Si tienes un despacho de verdad en casa, ¡estás de suerte! En caso contrario, tendrás que crear un espacio que satisfaga tus necesidades y donde no haya demasiadas distracciones. ¡Aléjate de Netflix y demás fuentes de entretenimiento!
¿Necesitas más consejos para aprovechar al máximo el equipamiento que tienes o para evitar dolores de espalda? Echa un vistazo a los consejos que te ofrecemos en Mantente en forma y sé feliz en el despacho de casa: tu nuevo espacio de trabajo.

Informa de tu horario de trabajo y planifica la hora de la comida o la pausa para el café. Para que tu productividad sea la misma que en la oficina, puedes probar el método Pomodoro.

Cuando no compartimos espacio con el resto de nuestro equipo, nos perdemos muchísima información no verbal. No habrá pausas para el café en las que puedas charlar tus compañeros a menos que las planifiquéis. Pruébalo, es muy recomendable.

Planificar la hora de la comida ayuda a muchos niveles: te permite estructurar el día; puede ser un buen momento para reunirte con tus compañeros y comer juntos a través de la pantalla, y te da la posibilidad de retomar el trabajo con las pilas cargadas.

Cuando sea la hora de apagar el ordenador, ¡apágalo! Acuérdate de recoger todo al terminar, ya que no solo es tu espacio de trabajo, sino que sigue siendo tu casa. Una vez acabada la jornada, es momento de relajarse.

Mantente en forma y sé feliz en el despacho de casa: tu nuevo espacio de trabajo

El teletrabajo es un sueño hecho realidad para algunos. Por ejemplo, puedes trabajar en pijama desde el sofá sin que disminuya tu rendimiento... Ya hemos hablado de estos mitos. Si quieres que la experiencia de trabajar en casa resulte positiva, también tienes que cuidarte.

Establecer el lugar de trabajo

Empieza por organizar tu escritorio. Instala una pantalla externa si es posible. Además, intenta utilizar pequeñas ayudas como un ratón y un teclado externos para que tus brazos y muñecas no se resientan.

Sentarse

La mayoría terminamos en la mesa de la cocina con una silla normal —por supuesto, no regulable—, lo que al final pasa factura a la espalda. Independientemente de donde te sientes, apoya por completo los muslos en el asiento y pon los pies rectos en el suelo para tener una postura correcta.

Estirar

No olvides levantarte y cambiar de posición cada vez que puedas: aprovecha para estar de pie mientras hablas por teléfono e incluye estiramientos cada 50 minutos (¡hasta es compatible con el método Pomodoro!).

Relajarse

Asegúrate de tener luz suficiente en el lugar en el que elijas sentarte, ya que los ojos también trabajan. Descansa la vista cada cierto tiempo; mira a lo lejos y luego vuelve a la pantalla. Hazlo un par de veces antes de seguir con lo que estabas haciendo.

Madre trabajando desde casa sentada frente al portátil con su bebé en la trona junto a ella

Trabajar desde casa con niños

Los despachos en tiempos del coronavirus

El teletrabajo puede ser toda una aventura estos días. En especial, si nos enfrentamos al teletrabajo con niños en casa debido al confinamiento.

Una forma de mantener a los niños ocupados que beneficia a todos es implicar a la familia.

Puedes pedir a abuelos y abuelas o tías y tíos, entre otros, que lean cuentos a los niños mediante videollamada. Podéis fijar fechas periódicas para quedar a través de la pantalla y leer historias más largas. Así los niños tendrán una cita que les hará ilusión y los días serán más llevaderos para ellos. Tras las sesiones de lectura, pueden dibujar elementos de las historias que hayan escuchado. Si el abuelo y la abuela «cuidan» también de los niños mientras realizan esta actividad, habrás ganado 10 minutos valiosos y ellos podrán pasar tiempo de calidad con sus nietos y nietas.

Además, te proponemos otras cosas que también pueden ayudarte:

¡Diviértete!

Man sitting in front of a PC at a desk and drawing on a page of his notebook

Papel y rotulador en la era digital

El escozor de ojos, así como el dolor de cabeza y de cuello pueden indicar que es hora de tomarse un descanso del ordenador y compañía. Desde el inicio de la crisis del coronavirus, teletrabajamos más y, por lo tanto, pasamos más tiempo frente a la pantalla. ¿Alguna vez has pensado en usar papel y rotulador?

Es cierto que se escribe más rápido con el teclado que a mano. No obstante, puede ser práctico tomar notas a mano con regularidad. Precisamente, la lentitud de la escritura implica que debemos reflexionar más en lo que oímos para luego redactar el contenido en nuestras propias palabras. De esta manera, recordamos mejor lo que escribimos. Las imágenes por resonancia magnética funcionales revelan que, al escribir, se activan otros procesos del cerebro que no se activan mientras tecleamos. La escritura manual estimula diferentes regiones del cerebro. Según los científicos, incentiva la creatividad y la concentración. Además, no nos distraemos con la bandeja de entrada, páginas de Internet ni con otras ventanas emergentes.

Por otro lado, en el papel podemos dibujar y garabatear. A muchas personas esto les relaja y les permite pensar mejor mientras trabajan. La visualización ayuda a entender mejor un mensaje. Los rotuladores, los marcadores y el papel no tienen batería que debamos cargar a menudo. Los podemos llevar a todas partes. Por último, y no por ello menos importante, cuando escribimos en papel, ¡desconectamos! No está mal en esta época de sobrecarga digital y escasez de contactos analógicos.

Woman writing on her window with an edding glass marker

Orden en el caos de papeles y una pizarra Scrum en la ventana

Cartas, facturas, una nota telefónica rápida... A pesar de la digitalización, seguimos acumulando mucho papel. Quien teletrabaja largas horas en esta época corre el riesgo de que su montaña de papel se haga cada vez más grande. ¡Ha llegado el momento de poner orden!

Todas las personas que no tienen despacho y trabajan en la mesa de la cocina lo saben: en cuanto te distraes un momento, se mezclan las notas del trabajo, los dibujos de los peques y los papeles domésticos. ¿Quizá ha llegado la hora de hacerse con unas carpetas? Con los marcadores permanentes de edding puedes rotularlas de forma clara y ordenada. 

¿No tienes pizarra blanca en casa? Una ventana y un marcador para cristal pueden ayudar. Con un par de pósits puedes convertirla en una pizarra Scrum. Además, los marcadores para cristal de edding se borran en seco y están disponibles en muchos colores. La tinta se puede limpiar fácilmente incluso después de varios días para que la ventana vuelva a estar lista para el fin de semana.

Virtual conference Bingo

Videoconferencias

Las conferencias virtuales tienen muchas ventajas: por ejemplo, poder ver a todos los participantes a pesar de la distancia.

Para garantizar que todo el mundo pueda beneficiarse de las reuniones virtuales, lo mejor es establecer algunas normas. Nuestras sugerencias son:

  • Vuelve a revisar el equipo
    ¿Todos los números y extensiones están a mano? ¿Hay una programación conjunta?
  • Sé puntual
  • Silencia los ruidos molestos
    Preséntate y luego silencia el micrófono si no vas a hablar.
  • Si todo lo demás falla, ten paciencia y juega al ¡Bingo de las videoconferencias!

Más trucos y consejos

Gestión del tiempo

El método Pomodoro: más que «contar tomates» para mantener la concentración

Solo necesitas un temporizador de cocina (si ese es tu espacio de trabajo, no lo puedes tener más fácil). También sirve la alarma del móvil.

  1. Anota la tarea que tienes que realizar.
  2. Configura el temporizador en 25 minutos.
  3. Adelante, ¡céntrate solo en esa tarea!
  4. Después, toma un descanso de 5 minutos.

Has completado tu primer pomodoro. Haz 4 rondas de pomodori y luego toma un descanso más largo, de unos 30 minutos, lo que te permitirá concentrarte y ser eficiente.

Evita que las llamadas de teléfono y los correos electrónicos te distraigan; toma nota y sigue centrándote en la tarea durante 25 minutos.

Consejo: cuando hayas acabado, acuérdate de tachar la tarea completada de tu lista de tareas por hacer. Este método permite disfrutar de la sensación satisfactoria de ir acabando cosas, por lo que ha ganado mucho éxito y popularidad.

Mujer sentada en posición de loto en el escritorio del despacho de casa

Haz ejercicio

Actívate para liberar tensión

El teletrabajo puede suponer un reto en muchos aspectos.

Incluir un rato de ejercicio en tu agenda te ayudará a reducir el estrés. No necesitas mucho equipamiento: ser capaz de utilizar una respiración consciente a lo largo del día ya es un buen comienzo. Prueba para ver qué te hace sentir bien. Siéntate de manera cómoda para ti y gira la cabeza lenta y conscientemente de izquierda a derecha. Estira la columna. ¡Ya lo tienes!

Descubre qué te funciona. Sal a correr o a dar un paseo al aire libre.

Consejo: no te compares con gente que lleva años haciendo yoga u otros deportes; escucha a tu cuerpo y encuentra la forma de ejercitarte que mejor se adapte a ti.

Pausa para comer

La hora de la comida en el despacho de casa: exquisita.

Para mantener la energía y ser capaz de dar lo mejor de ti, es de vital importancia que las comidas sean saludables y nutritivas. Cuando nos pasamos el día en casa, a algunos les da por picotear de manera continua sin llegar a saciarse; otros no se dan cuenta de que no han comido nada hasta que sienten que mueren de hambre. Debes conocer tu propio ritmo biológico y respetarlo.

Lo siguiente en el plan del día siempre es qué vas a comer. Como estás en casa, ve al frigorífico y echa un vistazo a tus opciones para ver si tienes lo que necesitas. Como alternativa, también puedes consultar las opciones saludables para llevar disponibles en tu zona.

Consejo: antes de volver al despacho, toma un poco de aire fresco, respira profundamente y estira bien. ¡Todo listo para volver a la carga!

Joven reclinado hacia atrás en su despacho de casa: ¡se acabó el trabajo!

Socializa

No dejes de lado la vida social: evita la soledad

Si no compartes casa con tu pareja, tus hijos, etc., tras unos días serás consciente del sonido del silencio, sobre todo por las noches y los fines de semana.

No cabe duda de que tener vida social en tiempos de distanciamiento social es todo un reto. Pero mucha gente se enfrenta al mismo problema, ¡no estás solo!

Para no sentir claustrofobia, organiza quedadas virtuales después del trabajo con tus compañeros y amigos. Mantén el contacto con tus amigos haciendo videollamadas, lo que te permitirá socializar y pasar un rato agradable. ¡No hay cabida para la soledad!

¡Conserva la salud y la felicidad!

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. OK